Nunca es agradable anunciar una muerte. Nunca. Y menos cuando se trata de alguien a quien uno quiere, admira, respeta. La investigadora y profesora italiana Brunella Eruli falleció el 8 de agosto pasado en Florencia. Italia.

Hay muertes que cuesta encajar, entender, asumir. La de Brunella Eruli es de esas. Hacemos eco ahora de las palabras de Margareta Niculescu:

Ma très chére Brunella,

J’avais encore tant de choses à te demander,
J’avais encore tant de choses à te dire,
Ma mémoire est habitée à jamais par ta présence.

Je t’écrirai….. je suis trop bouleversée.
Ton amie,
Margareta
(Mi querida Brunella. yo tenía aún tantas cosas que preguntarte, tenía aún tantas cosas que decirte, mi memoria está habitada para siempre por tu presencia, te escribiré, estoy demasiado desconsolada. Tu amiga, Margareta)

Aquí os dejamos algunos enlaces relacionados con su muerte, uno de ellos es un artículo de Yanisbel V. Martínez en la revista Titeresante: http://www.titeresante.es/2012/08/12/adios-maestra/

http://www.unima.org/uni_Memoriam_Brunella-Eruli.htm

 

 

Pin It on Pinterest