Emociones para recordar toda la vida

Hoy la sala Tecnoforo del Parque de las Ciencias ha vuelto a la “normalidad” y nuestra exposición ha reabierto al público.

Hoy damos fin también a este blog que durante este último mes ha ido acompañando la puesta en marcha de esta función memorable de El retablo de maese Pedro. Nos alegra saber que muchas personas lo han apreciado, y que la información aquí compartida ha sido de utilidad para conocer mejor esta obra maestra de Manuel de Falla.

saludoscantantes

Repetimos que haber representado por fin nuestro Retablo en Granada, el día de su 90 aniversario, y hacerlo en ese contexto tan peculiar y querido del Parque de las Ciencias, es algo que quedará como uno de los grandes días de nuestra compañía. Emociones para recordar toda la vida:

Actuar dentro de  la exposición, rodeados más que de nuestra obra de 30 años, de los propios orígenes de nuestra profesión y de El retablo de maese Pedro.  Escuchar a la OCG en medio de la sala, y desde la planta alta ver asomar las cabezas de Maese Pedro que están el taller del titiritero,  y los títeres de Pedro y el lobo… Sentir que el Hanuman de Indonesia observaba atento los gestos del maestro Hdez.- Silva, o que el Carlo Magno de Sicilia quería pegar él los coscorrones a Don Gayferos, y que el rey Marsilio de Hermenegildo Lanz sonreía al ver el de su nieto Enrique, y que la niña que riega la albahaca de 1023, guiñaba cómplice un ojo a Melisendra… Ver que Laura Sabatel cantaba para el público y también para el elefante y los peces de Soñando el carnaval de los animales, y que desde una esquina sacaba la cabeza nuestro violinista más célebre, el de El teatrino de Bernat (que se quedó con ganas de hacer un dúo con su amigo Diego Ares), y que Pablo García López interpretaba su Maese Pedro ante la atenta mirada de nuestro amigo Félix que lo imitaba desde su silla, porque la campanilla también ha sido de él… Que Enrique Lanz Durán y Félix, las dos personas a quienes le dedicamos esta función, de 86 y 4 años de edad respectivamente, se estrachasen las manos en un gesto que unía pasado, presente y futuro… Sentir que el público no se quería ir de la sala, que la gente aplaudía de pie y soltaba lagrimillas de conmoción.

señalandolanz

Y sobre todo recibir el aplauso rotundo del público granadino cuando nuestro equipo de 16 titiriteros saludó; y entonces los vítores, ya bien fuertes y entusiastas que recibieron músicos y cantantes, aumentaron notablemente su intensidad y Etcétera por fin era reconocida en su tierra por su Retablo. ¡Tititriteros, sí, eso somos! Lo decimos con orgullo, más cuando días como este 25 de junio de 2013 ennoblecen y dignifican nuestra profesión.

¡Nuestra gratitud eterna a todas y cada una de las personas que han trabajado para que este sueño se cumpla! ¡Como nuestro Quijote seguiremos luchando por los ideales en los que creemos!

destrozo

 

Pin It on Pinterest